Lo único que me sobraba de las camisas eran los cuellos, y en algunos casos, los puños. No quería tirarlos, por lo tanto he diseñado una aplicación para ellos también. Añadiéndolos a camisetas negras descartadas, he creado tops nuevos. Estos tops combinan perfectamente con las faldas y los pantalones.